Galletas de Banano | Amor Vegano | #MomentosEnLaCocina | Sin azúcar, sin gluten

04 abril


Indiscutiblemente hay días de días, no soy muy amante de la cocina debo confesar, pero hay días que no me puedo resistir a desordenar la cocina, experimentar un rato, desconectarme hasta del aire. Hoy en la búsqueda, de un postre saludable, y luego de pensar mil horas qué hacer con la clara de unos huevos, (quería un postre que tuviera algo con punto de nieve, menuda obsesión), decidí mágicamente, rechazar las claras de huevo, así pues, me dije quiero algo con chocolate, dulce mmm... ¡Voy a hacer galletas! . Pero mi dilema empezó a retumbar de nuevo... Mmm pero no quiero, agregar azúcar, ni mantequilla... La cosa se me iba complicando.


Después de meditarlo un buen rato, encontré unos bananos bien maduros (que por lo general los uso para endulzar los smoothies), avena en hojuelas (venden sin gluten por cierto) y tenía cacao en polvo. La situación iba mejorando.



Lo que hice fue, aplastar 2 bananos en un tazón con un tenedor, para que quedarán como papilla de bebé, le agregue la avena (hasta que tengas una especie de pasta) y me dije hagamos de dos sabores distintos, como para tener diversidad (risas) uno con chocolate y otro normalito. Quería agregar texturas entonces, agregue semillas de chía como 2 cucharadas, avellanas y almendras trituradas, un poco de canela en polvo (al gusto) y unos pedacitos de coco deshidratado. Seguí agregando avena hasta que la consistencia quedara bastante sólida.




La textura que te tiene que quedar es similar a esta, ni muy espesa ni muy aguada, si se, que suena medio complicado, mejor dicho que cuando la pongas en una cuchara no se escurra.



En una bandeja metálica puse papel encerado, tu pudes usar una bandeja que puedas meter al horno, sin tener que preocuparte por ella. Ordene los pedacitos de masa juntos, ya que esta masa no se extiende como lo hace la masa de galletas normal, tu lo puedes hacer en bolitas aplastadas como suelen ser las galletas tradicionales (todo va en gusto ¿no?), yo los hice alargados (Entre más planos queden más crocantes serán) (¡Ojo! No te quedarán igual que una galleta convencional) .



Para cambiar el sabor, en la masa que me sobró agregue cacao en polvo, una cucharada, eso dependerá estricatamente de tu gusto, lo mezclé muy bien y lo puse en la bandeja junto con las galletitas blancas. Prendí el horno pequeño a 400°C espere que se calentara, metí las galletitas, y las deje 20 minutos. Estuve super pendiente, ya que no estaba muy segura si la temperatura era la correcta y no quería que se me quemaran. (Recuerdan que mencioné que era un experimento) (Al final salió muy bien, no se preocupen).


Después de los 20 minutos las saqué, deje enfriar y monte un plato, lo siguiente:

3 galletas, 2 de chocolate y otra sin chocolate
Use fresas en rodajas para decorar y para que la merienda me quedara un poco mejor, aportando un balance.
Servi leche de almendras en un pocillo y lo decore con cacao en polvo.


Y listo.

Más recetas




Comenta y Comparte
Una vida dulce no necesita azúcar.
#MomentosEnLaCocina



You Might Also Like

0 comentarios


Recibe en tu e-mail todas las novedades


.

.

OHH !!! HALLOWEEN | ¿CÓCTELES?